J8 | JORNADA MARCADA POR EL DOMINIO LOCAL EN LA CONFERENCIA OESTE (II)

BASKET NAVARRA – BODEGAS RIOJA VEGA (93-71)

Foto: Basket Navarra

Necesitaba resarcirse Basket Navarra, y lo hizo recuperando sensaciones y firmando un muy buen partido coronado con una gran victoria ante el Bodegas Rioja Vega. Un triunfo, el cuarto de la temporada, que debe servir al equipo para recuperar la confianza y creer. Este es el camino.

El encuentro ante el Bodegas Rioja Vega en Arrosadía tuvo dos partes diferentes. Basket Navarra se encontró cómodo atacando por dentro en una primera mitad muy igualada en la que apenas hubo diferencias, y tras el paso por los vestuarios añadió más intensidad defensiva y acierto exterior para arrollar a su rival y terminar llevándose una contundente victoria. Buena forma de olvidar una semana dura para volver a mirar hacia arriba.

Los ataques se impusieron claramente a las defensas en los dos primeros cuartos, dando lugar a un partido entretenido y vistoso que, además, tuvo emoción al no haber demasiadas diferencias en el marcador. Basket Navarra movía muy bien el balón y anotaba con facilidad por dentro, con protagonismo en la pintura para Edu Hernández-Sonseca, Iago Estévez y Adrián García. Un extraordinario 90% de acierto en tiros de dos daba una pequeña ventaja al equipo local al término del primer cuarto (25-22), pero en un segundo asalto de mucho ritmo el cuadro visitante respondió con tres triples consecutivos de su killer Beau Justice para tomar la delantera. Replicaron bien los rojos en el intercambio de golpes, y con una gran canasta de García sobre la bocina volvió la ventaja navarra (45-44).

Metió la directa Basket Navarra en la reanudación al dar un paso adelante en tareas defensivas y al recuperar el acierto exterior perdido en la primera mitad. Con puntería desde el 6’75 para Lamonte Thomas, Rodri Gómez, Jorge Lafuente y Albert Real, y mientras continuaba el excelente trabajo en la zona de Hernández-Sonseca –MVP del partido con 16 puntos y 11 rebotes para 31 de valoración–, los de Xabi Jiménez fueron abriendo hueco en un tercer tiempo muy serio. Un 10-1 al final de ese acto ponía el +13 (71-58) y encarrilaba la victoria.

Los navarros lo sentenciaron por la vía rápida en un último cuarto que comenzó con un parcial de 5-0 para un +18 casi definitivo. El Bodegas Rioja Vega lo intentó, pero no pudo aguantar ante un rival en modo apisonadora que definitivamente se reencontró consigo mismo haciendo las delicias de su afición. Confirmó esta recuperación el capitán, Iñaki Narros, en una recta final en la que fue el auténtico protagonista con hasta 12 puntos anotados, algunos de ellos inverosímiles como un triple desde la esquina excelentemente bien punteado. Al final, victoria cómoda y merecida para recuperar la sonrisa (93-71).

Lo próximo para Basket Navarra será el sábado (20.00 horas) de nuevo en casa, en el polideportivo de Arrosadía, en donde recibirá al CB Morón en busca de la quinta victoria de la temporada.

BASKET NAVARRA (93) Lamonte Thomas (8), Jorge Lafuente (8), Iñaki Narros (18), Rodri Gómez (8), Edu Hernández-Sonseca (16) –cinco inicial–, Adrián García (10), Iago Estévez (10), Albert Real (13) y Pablo Yárnoz (2)

BODEGAS RIOJA VEGA (71) Daniel Manchón (5), Beau Justice (31), Diego Alderete (-), Mario Álvarez (11), Jonas Paukste (4) –cinco inicial–, Miguel De Pablo (7), José Antonio López (2) y Terrence Bieshaar (11)

Crónica: Dpt de Comunicación Basket Navarra

C.B MORON – CAT&REST INTRAGAS-CLIMA CDP (96-78)

Foto: C.B Morón

El Club Baloncesto Morón se llevó el partido en casa contra el Cat&Rest Intragas-Clima CDP de forma contundente, 96-78, pero eso fue lo de menos. Ahora lo importante es mandarle toda la fuerza y el ánimo del mundo a nuestro capitán, Alejandro Rodríguez, que se lesionó de gravedad cuando apenas llevábamos 2 minutos de partido. No estuvo en la pista, pero sí en los corazones de sus compañeros y en los ánimos de aliento de la grada, que tuvieron que continuar con su trabajo tras el mayúsculo susto. Fantástica respuesta de los jugadores tras este incidente y soberbia respuesta tras las expulsiones de Shota y Juan en el tercer cuarto para poder asegurar la victoria ante un CB Ciudad de Ponferrada que no supo llegar bien al partido.

Tras la lesión de Alejandro y un parón de 25 minutos, los jugadores salieron en tromba para tratar de ausentar el negativo impacto emocional que había tenido la lesión. Guille Corrales y Diego Gallardo tomaban las riendas del equipo con triples y jugadas de tiralinea para que se distanciase en el marcador de su rival. Solo Mc Donnell conseguía sostener al equipo, pero para ver cómo Marco se sumaba a la fiesta del triple y asistir a Adam Dieball (fantástico partido del norteamericano, tomando cada vez más responsabilidades) y dejar el marcador en +10. 27-17.

El segundo cuarto fue el escenario en el que se estrenó uno de los jugadores más destacados del partido, Sergio Cecilia. Maravilloso paso al frente del jugador ursaonense en una situación complicadísima para el equipo. Terminó el equipo haciendo su primer doble doble, con 11 puntos, 12 rebotes y 15 de valoración. No fue el MVP porque el foco estaba sobre la pareja de playmakers del Club Baloncesto Morón, que firmaron otra master class de escándalo. En este cuarto, Marco se puso a repartir asistencias y Cecilia, Shota y Juan Oliva las aprovechaban. El CB Ciudad de Ponferrada trataba de no desengancharse del partido, pero el vendaval del Club Baloncesto Morón dejaba el marcador con un +22 al descanso. 54-32.

En la segunda mitad, no obstante, la tensión con la que se estaba viviendo el partido hizo mella en equipo de Antonio López. Shota y Oliva perdían los nervios por dos malas decisiones arbitrales que, probablemente, en otro partido, no habrían tenido la misma reacción. Pero hoy no era ese día y los dos se iban a vestuarios con sendas descalificantes, metiendo en un problema al equipo, ya que Adam Dieball estaba con tres faltas. Esto lo aprovechó medianamente bien el equipo de Ponferrada, que tuvo un parcial de salida de 6-15 que cortó Adam. El partido estaba en fase de correcalles y eso beneficiaba a los visitantes, sobre todo con las expulsiones. Pero el equipo se rehízo y logró dejar el marcador con un +13 para los últimos 10 minutos. 70-57.

Arrancaba bien el Ponferrada, pero encontraba la respuesta del CB Morón, con un triplazo de Diego Gallardo y un 2+1 de un Marco imperial (16 puntos, 7 asistencias y 20 de valoración) que hicieron daño al rival. Mc Donnell trataba de meter a su equipo en el partido, pero el MVP Corrales se ponía en modo estrella y lograba 7 puntos seguidos para seguir el acelerón de Morón y engordar un día más sus espectaculares estadísticas (terminó con 20 puntos, 1 rebote, 5 asistencias y 23 de valoración). Los sevillanos mandaban en la pista y eso acabó por cerrar este partido que palideció ante lo que de verdad importa. Victoria 96-78 dedicada al capitán, Alejandro Rodríguez, al que esperaremos siempre.

Crónica: Dpt Comunicación C.B Morón

INNOVA CHEF – CIRCULO GIJON BALONCESTO (100-82)

Foto: UCHA / elcomercio.es

El Círculo Gijón no pudo sumar su primera victoria lejos del Palacio en su visita al Zamora. Los gijoneses sufrieron una dura derrota en un partido en el que siempre estuvieron por debajo de su rival. Reynolds y Ukawuba, con 21 y 20 puntos respectivamente, fueron los jugadores más destacados en el equipo de Nacho Galán.

El Círculo Gijón arrancó bien el partido, con un 4-9 de inicio que sembró algunas dudas en el Zamora. El cuadro local, sin embargo, se sacudió el susto inicial con un triple de Román y otro de Cabral para ponerse por delante. El Círculo estuvo muy desacertado en los últimos minutos del primer cuarto y vio cómo su rival abría las primeras diferencias. Al parón se llegó con 18-13 en el marcador. Adón y Okawuba anotaron once de los puntos del equipo de Nacho Galán.

El Círculo mejoró al inicio del segundo cuarto con la entrada en la cancha del base Joaquín Portugués, ausente la pasada semana por una lesión. Un tiro libre anotado por Adón redujo la distancia a un solo punto en poco más de tres minutos de juego (24-23). El partido cambió a partir de esa acción, con un alto acierto anotador por parte de los dos equipos hasta el descanso.

El Zamora se rehizo de nuevo desde el perímetro con dos triples de Canda y Román. El Círculo respondió también con un triple de Adón (34-31). En ese carrusel se sintió más cómodo el equipo local, que fue aumentando a fuego lento su ventaja en el marcador. Con un dos más uno de Samar se llegó al descanso (47-38).

El partido se rompió definitivamente tras el paso por los vestuarios. La tendencia del segundo cuarto se mantuvo en la reanudación, con un Zamora mucho más acertado en todas las facetas del juego. En apenas tres minutos su ventaja se disparó hasta los dieciséis puntos, tras un parcial de 11-4. Nacho Galán pidió un tiempo muerto para cortar la sangría y el Círculo, aprovechando también cierta relajación del conjunto zamorano, se metió de nuevo en el encuentro, pero los locales, otra vez desde el perímetro, volvieron a aumentar su diferencia con dos triples de Román y Samar.

El Círculo trató a la desesperada de remontar en el último cuarto, pero el Zamora se sintió cómodo en todo momento y apenas dio opciones a los gijoneses en la recta final, con la ventaja disparándose por momentos hasta los veinte puntos. El Círculo recibe el próximo fin de semana en el Palacio al Estela.

Crónica: Víctor M. Robledo / elcomercio.es

ENERDRINK UDEA ALGECIRAS – C.B MARBELLA (76-55)

Foto: C.B Marbella

El CB Marbella sumó una nueva derrota en el Pabellón Juan Carlos Mateo de Algeciras por 76-55, en un encuentro en el que nuevamente el equipo mostró problemas a la hora de anotar y de superar la defensa zonal del rival. Con el juego interior mermado desde el inicio del encuentro y muy marcado por las faltas personales, la lucha y la garra azulonas no sirvieron para superar a un rival directo como UDEA Algeciras, que consiguió además una buena renta de cara al average entre ambos conjuntos.

Javi Florido salía con su ya clásico quinteto titular. Con Adri Fuentes llevando los mandos del barco, con Nacho Trujillo y Billy McDonald al exterior, y con Navajas y Diatta como torres gemelas, la intención desde el principio era darle recorrido y velocidad al balón. Con acierto, sin pausa en los ataques y jugando con criterio, el CB Marbella se veía bien sobre la pista del Juan Carlos Mateo. Aunque es cierto que las ventajas favorecían siempre a UDEA Algeciras -Trujillo anotaba los cinco primeros puntos del equipo-, las cosas sobre el parqué se notaban tensas. Sufriendo mucho en defensa, sobre todo en el poste, Algeciras iba sacando ventaja poco a poco y sumando faltas sobre su rival. Castigando mucho a Álex Navajas y Bruno Diatta, haciéndoles salir de la pintura para que no se sintieran cómodos, el 20-14 del primer acto daba ventaja a los locales.

La zona planteada por Malla se atasca en la cueva azulona. Aunque se movía bien el balón, llegando al lado débil de la defensa con buenas posiciones de tiro, no fue hasta el tercer intento cuando acertó desde la esquina Pablo Ibáñez. Sabedor el conjunto local de los problemas ofensivos de Marbella, le obligaban a jugar siempre por el exterior. Diatta anotaba bajo el aro y era de nuevo Ibáñez quien con cinco puntos seguidos oxigenaba la ofensiva de los de Florido, que a pesar de no estar del todo acertados, conseguían estar dentro del partido con una última canasta de Fuentes para cerrar el segundo cuarto antes del descanso (34-27).

El tercer cuarto cambiaba radicalmente la defensa de UDEA. Más intensa, más incesante y en individual, obligaban al CB Marbella a emplearse más a fondo para hacer llegar el balón a los puntos clave. Un 2+1 de Adri Fuentes cortaba un poco la racha de Algeciras (38-31), y otra de Bruno Diatta tensaba la cuerda. No se amilanó el equipo azul y amarillo, que con tres canastas seguidas ponían la máxima renta en el marcador (44-33). El tiempo muerto de Florido revolucionó al equipo, que con cuatro puntos seguidos de Fuentes y Cameron desde la personal apretaban las tuercas (44-36). Seguía con vida Marbella, aunque le costaba ver el aro. Volvía a ponerse en zona Algeciras a tres minutos del final del periodo, y ahí parecía que mataba el partido. Miki Ortega hacía de las suyas metiéndose hasta la pintura para un 2+1 que levantaba el pabellón, y el periodo a duras penas acababa con 57-41 tras dos tiros libres de Lucas Muñoz.

Con 16 puntos de desventaja tocaba soñar con la remontaba. Era difícil ,pero no había que dejar de pelear. Un triple desde la esquina de Nacho Trujillo restaba diferencias (57-44), pero a la siguiente el físico de Kalinicenco le dejaba solo en ataque para colgarse del aro. Se gustaba UDEA y sufría mucho un Marbella que se vació y buscó soluciones cuando pudo a su ataque, intentando tirar de defensa para correr y pillar desprevenido a su rival, pero las cosas no terminaban de salir y Kalinicenco de nuevo, desde el exterior, dio la puntilla al CB Marbella a seis minutos para el final. Con un tiro desde más allá del exterior colocaba el 66-44 para que Javi Florido pidiera tiempo muerto y aireara ideas ofensivas, pero el equipo se apagó se vino abajo por el acierto de cara al aro de UDEA y acabó cayendo 76-55.

Crónica: Dpt Comunicación C.B Marbella

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *