J14 | CACERES PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD HACE SUDAR AL LIDER, INESPERADA DERROTA DEL TAU CASTELLO ANTE EL COLISTA, MIENTRAS QUE MELILLA BALONCESTO Y HLA LUCENTUM CONSIGUEN ABULTADAS VICTORIAS (II)

ICG FORÇA LLEIDA – MELILLA BALONCESTO (72-101)

Foto: Força Lleida

El Melilla Baloncesto sumo su segunda victoria consecutiva tras imponerse con claridad a ICG Força Lleida por 72-101 y que le vale para seguir en la zona noble de la clasificación. Gran partido de todo el equipo, liderado por un imperial Caleb Agada con 38 de valoración, y que definió la victoria en un sensacional tercer cuarto.

Los locales comenzaban por delante el encuentro en el Barris Nord gracias al gran acierto exterior de Santa Ana. Por su parte, los melillenses no lo estaban tanto, a pesar de tener siempre una buena selección de tiro. Pero ni mucho menos se desanimó a los de Alejandro Alcoba que se aplicaron en defensa para conseguir anotar con facilidad, bien tras robo o lanzando rápido el contraataque desde el rebote defensivo. Así, a falta de 1:30 para el final del primer acto, el Decano mandaba 14-23 en el electrónico. Pero los de la Ciudad Autónoma comenzaron a precipitarse y cometer numerosas pérdidas que aprovecharon los ilerdenses para empatar el choque (24-24), a la conclusión del primer cuarto.

La tortilla se daba la vuelta era ahora ICG Força Lleida, quien controlaba el partido desde la defensa y las rápidas transiciones. De esta manera, una canasta de Sans ponía de nuevo a los catalanes por delante (31-29) con casi tres minutos consumidos de este cuarto. Los hombres de Alejandro Alcoba se rearmaban y volvían a parecerse al equipo del primer cuarto para volver a mostrar un juego rápido y dinámico, con Caleb Agada como máximo exponente y líder, para ponerse de nuevo por delante en el electrónico e irse a vestuarios con una ventaja de siete puntos (41-48).

En la reanudación, los melillenses salieron decidido a por el partido. Algo que quedó patente con un 0-6 de inicio que obligaba a Aranzana a parar el encuentro con poco más de un minuto de segunda parte. Melilla Baloncesto estaba lanzado y desplegando un gran baloncesto al que los locales no eran capaces de responder, salvo acciones esporádicas de Shaquille Clearce. Este vendaval azulino los llevaba vencer por 26 puntos al final del tercer acto (54-80) y dejar la victoria prácticamente encarrilada.

Así fue. El último cuarto sirvió para que Alejandro Alcoba siguiera repartiendo minutos. Aun así, hoy todos estaban enchufados y ni mucho menos bajo el nivel del equipo que acabó llevándose la victoria del Barris Nord por 72-101.

Crónica: Dpt Comunicación Melilla Baloncesto

TAU CASTELLO – MARIN ENCE PEIXE GALEGO (80-89)

Foto: Pascual Cándido

El TAU Castelló encajó una sorprendente, decepcionante y merecida derrota a manos del colista de la categoría, el Marin Ence Peixe Galego, el cual se presentaba a la capital de La Plana con sólo una victoria en su casillero. Los pontevedreses vencieron con justicia, ya que mostraron muchas más sed de triunfo que su rival, cuya intensidad estuvo muy por debajo de lo exigido. Fue una mala actuación de los locales en todos los aspectos, dejando muy mal sabor de boca en sus aficionados. El resultado final es un tanto engañoso, ya que los visitantes dominaron desde el principio y no hubo opciones reales de victoria local en ningún momento y las sensaciones fueron realmente malas.

El que empezó el partido bien entonado fue el alero visitante Badmus, que anotó dos triples consecutivos desde la misma posición. Por contra, no se veía buen tono en el TAU Castelló, al que se le veía con la poca intensidad que despliega en varios de sus compromisos. Ante estas facilidades ofrecidas, el combinado gallego atacaba cómodo, pudiendo mover el balón con fluidez y encontrar situaciones óptimas, tanto cerca como lejos del aro. Además de la desidia defensiva, los ataques castellonense eran cada vez más precipitados y, con este panorama, Toni Ten empezó a mover el banquillo en busca de algún revulsivo, pero éste no llegó. De hecho, se produjo una situación delicada para los locales (12-19), que tuvieron que recurrir a su primer tiempo muerto. Tras esta pausa, los de La Plana cambiaron algunos ajustes defensivos, incidiendo en los exteriores galleros, pero la cosa no mejoraba mucho. Sobre la pista, había un equipo que, a pesar de ser el colista, mostraba ambición, apretaba en las líneas de pase y peleaba al máximo cada rebote; mientras que el TAU Castelló era lo opuesto.

Así pues, la cosa no pintaba bien al inicio del segundo cuarto (20-28), pero se vio algo más de chispa en el combinado anfitrión, con lo que la diferencia se redujo (29-32, min. 14), pero aún no se veía su mejor versión. De hecho, en cuento los pontevedreses alcanzaron una pequeña racha de acierto, volvieron a estirar la diferencia (29-37, min. 15) y a forzar un tiempo muerto local. Únicamente en jugadas aisladas se podía apreciar la actitud esperada y deseada en el TAU Castelló y así es imposible ganar en LEB Oro aunque te enfrentes al último de la tabla. Saunders hacía daño con sus penetraciones dividiendo la defensa castellonense y el tema del rebote continuaba siendo una sangría, ya que el Marin llegó al descanso con 10 capturas ofensivas, para un total de 24 por sólo 17 de los anfitriones. Así las cosas, el TAU Castelló se fue al vestuario con unos sonrojantes 46 puntos en contra, aunque su desventaja era de sólo 8 puntos. Podía haber sido peor y había margen para la remontada.

En la reanudación, la determinación de Wade-Chatman servía para mantener a los locales en el partido, ya que el tono general se mantenía en bajas revoluciones, sobre todo en el apartado de los rebotes, que ya rozaba el ridículo. Lejos de mejorar la cosa, empeoraba, ya que si no anotaba el estadounidense nadie parecía capaz de hacerlo. La alarma roja llegó en el minuto 27, con 50-64 en el marcador y cierta crispación en los jugadores del TAU Castelló con la desconcertante actuación arbitral. Los anfitriones probaron la zona, pero los gallegos respondieron con un par de triples antes del final de este tercer cuarto que les dieron un gran respiro, ya que la renta se mantenía por encima de la decena. Asimismo, la sensación de una posible victoria local se desvanecía a cada minuto que pasaba.

En el último cuarto, pocas cosas cambiaron. La intensidad no era alta, el acierto pobre y las ideas para elaborar ataques eran más bien escasas. Con todo, hubo un atisbo de esperanza a tres minutos del final, ya que los destellos individuales de J. J.García hicieron que se bajara de la barrera psicológica de los 10 puntos (71-80). La cosa se puso mejor con una canasta posterior de Djukanovic (73-80), pero cada vez quedaba menos tiempo. Los castellonenses tuvieron que arriesgar en defensa y al estar ya en bonus, el Marin Peixe Galego encontró en los tiros libres su tabla de salvación. De este modo, se certificó la inesperada y decepcionante derrota de los de La Plana.

Crónica: Dpt Comunicación Amics Castelló

HLA ALICANTE – COVIRAN GRANADA (85-67)

Foto: Photographerssport

Derrota del Coviran Granada por 85–67 ante el HLA Alicante en el Pedro Ferrándiz. Los locales salieron como un tiro al parqué y ya acabaron el primer cuarto con 19 puntos de ventaja (35-16). El equipo de Pedro Rivero mantuvo la diferencia durante el resto del partido. Onwenu y Busquets fueron los máximos anotadores, con 18 puntos cada uno. Fall anotó 16 y sumó 22 de valoración. Por parte visitante destacaron Sergio Olmos y Diego Kapelan, con 13 y 14 puntos, respectivamente.

Salió en tromba el HLA Alicante al parqué del Pedro Ferrándiz y marcó el ritmo del partido desde el principio. Los locales firmaron un parcial de salida de 11-0 con canastas de Galán, Fall y Busquets. Josep Pérez inauguró el marcador del Coviran Granada, aunque el equipo de Pedro Rivero estaba lanzado en ataque y anotó los 9 lanzamientos de 2 puntos que intentó en unos primeros 10 minutos en los que el resultado fue de 35-16.

Bamba Fall llevaba 16 de los 51 de valoración que firmaron los locales. Además del acierto que mostró el HLA Alicante en el acto inicial, los locales capturaron 9 rebotes, por los 3 del Coviran Granada

El segundo acto comenzó de forma titubeante y ninguno de los dos equipos vio aro con facilidad. Los triples de Diego Kapelan y Manu Rodríguez no permitieron a los rojinegros recortar diferencias, ya que el HLA Alicante anotaba con facilidad y mantuvo la diferencia al descanso (57-36).

La igualdad fue la tónica predominante durante el tercer cuarto. Busquets y Fall siguieron haciéndole daño al Coviran Granada, que respondía con las canastas de Diego Kapelan y Carlos Corts. Una canasta de David Iriarte y dos tiros libres de Josep Pérez provocaron el tiempo muerto de Pedro Rivero con el resultado de 69-51. Los visitantes continuaron remando y otros dos tiros libres de Joan Pardina redujeron la diferencia hasta los 15 puntos, más un triple de Devin Schmidt sobre la bocina dejó el luminoso en 73-55 para la disputa del último acto.

Intentó el Coviran Granada reducir la diferencia en el último cuarto, pero Fall se encargó de mantenerla y los locales se acabaron llevando el triunfo por 85-67.

HLA Alicante: Josep Busquets 18, Chumi Ortega 5, Pedro Llompart 4, Bamba Fall 16 y Álex Galán 8 – quinteto titular – Justin Pitts 1, Sergio Mendiola 9, Patrick Onwenu 18, Devin Schmidt 6, Guillem Arcos 0, Nacho Díaz 0 e Issa Thiam.

Coviran Granada: Josep Pérez 7, Manu Rodríguez 8, Joan Pardina 7, David Iriarte 6 y Earl Watson 0 – quinteto titular – Carlos Corts 4, Alejandro Bortolussi 2, Guille Rubio 6, Carlos de Cobos 0, Sergio Olmos 13 y Diego Kapelan 14.

Crónica: Dpt Comunicación Fund. C.B Granada

CARRAMIMBRE CBC VALLADOLID – CACERES PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD (77-76)

Foto: Sergio Mazuelas

Siete de siete en Pisuerga y líderes una jornada más. El Carramimbre CBCV sufrió para imponerse pero acabó venciendo a un combativo Cáceres Patrimonio de la Humanidad (77-76) para mantener su imbatibilidad en casa. Los de Hugo López, tras un partido muy duro y con poco brillo, no dejaron escapar su ventaja en los instantes finales y sentenciaron desde la línea de personar para sumar la undécima victoria de la temporada que mantiene a las ardillas en lo más alto de la clasificación una semana más.

El Carramimbre pierde brillo en la recta final

El Carramimbre tenía ganas de Pisuerga y Pisuerga tenía ganas de Carramimbre. Más de dos semanas habían transcurrido desde el último partido de las ardillas en su feudo hasta la visita de Cáceres Patrimonio de la Humanidad de este viernes, demasiado tiempo para un conjunto, el carmesí, que mostró sus ganas de agradar desde los primeros compases del encuentro. Y esa voluntad se tradujo en un importante dominio de los vallisoletanos en el primer periodo. Los de Hugo López culminaron todas sus posesiones iniciales y dejaron un claro 9-2 como carta de presentación ante el conjunto extremeño.

Los locales, más intensos y acertados que su adversario desde que se lanzó la bola al aire, no hicieron más que ampliar su ventaja en los primeros diez minutos. Sustentados en el dominio de la pintura (12-5 en rebotes), las ardillas mantuvieron el ritmo anotador y castigaron en las segundas oportunidades para poner tierra de por miedo contra un conjunto, el cacereño, que necesitó varios minutos para empezar a leer la defensa carmesí. Mientras tanto, Sergio de la Fuente martilleaba el aro verde una y otra vez para cerrar el periodo inaugural con 10 puntos (dos triples) en su haber y su Carramimbre mandando 23-14.

La tónica del inicio del segundo periodo no distó demasiado de lo visto en el primero. Los de Hugo López, sin muchos alardes pero sí con consistencia y pragmatismo, contuvieron las acometidas de los extremeños para mantener su renta a pesar de que los pupilos de Roberto Blanco lograron ponerse a tiro de las ardillas (30-26). Cinco puntos consecutivos de Toms Leimanis sirvieron para apagar el fuego momentáneamente y volver a despegarse, pero desde entonces, los castellanos fueron a menos y dieron alas a Cáceres (35-28).

El Carramimbre, que parecía claro controlador del partido, bajó una marcha y deslució en la recta final la buena primera mitad que estaba realizando hasta el momento. Craso error. Los de Roberto Blanco aceptaron de buen grado la concesión de los carmesí y la falta de acierto de un ansioso Frank Bartley para despedir la primera parte con un triple sobre la bocina y con toda la renta carmesí dilapidada de golpe (40-37).

Agónico triunfo desde el barro

Tras el descanso y el correspondiente homenaje que recibieron los equipos Senior Femenino de Ponce, CDU y CD San Isidro, al Carramimbre le tocaba recuperar la contundencia y la intensidad de los primeros minutos para no caer en la trampa del Cáceres Patrimonio de la Humanidad. Los visitantes seguían más que vivos tras los primeros veinte minutos a pesar de la gran actuación de Sergio de la Fuente y sus 15 puntos como guarismo más destacado. Para derrotar a los extremeños, no obstante, las ardillas iban a necesitar algo más que la labor de su capitán.

Dicho y hecho. Los pupilos de Hugo López regresaron de los vestuarios con la lección aprendida y la actitud del inicio de partido y que requería el encuentro. A pesar de que los visitantes mantuvieron el tipo hasta el ecuador del periodo, dos triples casi consecutivos de Mike Torres dispararon al Carramimbre (56-46) y sirvieron para recuperar la ventaja que había imperado durante buena parte de la contienda. Por enésima vez, los castellanos parecían controlar el partido, pero los extremeños volvieron a aferrarse con uñas y dientes y ambos conjuntos afrontaron los últimos diez minutos con diez puntos de diferencia (61-51).

Aunque el brillo del primer periodo se había ido perdiendo con el paso de los minutos, los pupilos de Hugo López supieron adaptarse al ‘nuevo’ encuentro ante los cacereños. Y demostraron que también saben mandar desde el barro. El partido se había endurecido gradualmente y nada tuvo que ver el último periodo con el primero, más aun teniendo en cuenta que la victoria se iba a decidir con márgenes muy cortos dada la igualdad con cuatro minutos restantes (68-62).

El público de Pisuerga, tranquilo hasta el momento, se contagió de la tensión que manaba del parqué carmesí y comenzó a jugar su partido. Una falta técnica contra Aitor Zubizarreta fue el detonante, aunque éste no se amedrentó y a falta de dos minutos y medio obligó a Hugo López a pedir tiempo muerto para reajustar el plan y dar la puntilla (70-65). Y esta acabó llegando a décimas del final dado el espíritu combativo del cuadro verde.

A pesar de que el Carramimbre encaró el último minuto por delante y pudo sellar el triunfo antes, Cáceres Patrimonio de la Humanidad lo intentó hasta la última posesión y firmó todo un ejercicio de coraje y pundonor que no encontró recompensa. La defensa del Carramimbre, no obstante, rayó a un gran nivel en los momentos críticos y un robo de Jubril Adekoya terminó por decidir. Los de Roberto Blanco, fieles a su espíritu, cerraron el partido con un triple prácticamente sobre la bocina que puso el 77-76 final que refleja de manera fidedigna la igualdad vivida en el undécimo triunfo vallisoletano.

Carramimbre CBCV (77): Toms Leimanis (10), Frank Bartley (13), Niksha Federico (4), Sergio de la Fuente (17), Seydou Aboubacar (6) -quinteto inicial-. También jugaron: Jubril Adekoya (5), Kimbal Mackenzie (0), Mike Torres (15), Dani Astilleros (2), Guim Expósito (0) y Tom Granado (5).

Cáceres Patrimonio de la Humanidad (76): Aitor Zubizarreta (16), Ferrán Ventura (5), Nikola Rakocevic (9), Jordy Kuiper (13), Arkeem Joseph (0) -quinteto inicial-. También jugaron: Milan Nikolic (4), Ricardo Úriz (11), Sylvester Berg (0), Luis Parejo (6), Eduardo Chacón (-), Pablo López (-) y Jorge Bilbao (12).

Crónica: Dpt Comunicación CBC Valladolid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *