J16 | LEYMA CORUÑA SE LLEVA EL DERBI GALLEGO, LECHE RIO BREOGAN SUFRE EN BARRIS NORD, CHOCOLATES TRAPA PALENCIA APABULLA A MARIN ENCE PEIXE GALEGO MIENTRAS QUE CACERES PATRIMONIO HURGA EN EL MAL MOMENTO DE COVIRAN GRANADA (I)

LEYMA CORUÑA – OURENSE BALONCESTO (72-65)

Foto: Nando Martínez

Green colgó el cartel de no pasarán, Kamba se devoró el duelo con su intensidad, Hamilton hizo suya la zona, Jeff Xavier ajustició desde el perímetro en los momentos calientes… Muchos protagonistas tuvo el ajustado triunfo del Leyma en el derbi ante el COB (72-65), pero solo un padre: la defensa. Fue una victoria de manos largas, de apuntillar tiros, de culo al suelo. Cuando el Leyma recordó al final del tercer cuarto que ese era el camino, se despejó el sendero de la victoria para el batallón de Sergio García, que se coloca a un triunfo de la cabeza (11-5) y sueña con la Copa del Príncipe. Hasta entonces fue un choque de impulsos que el conjunto naranja no fue capaz de domar ante un COB, digno y al máximo, pero un peldaño por debajo, con menos rotación y excesivamente dependiente de Balaban (23 puntos). El triunfo para el Leyma acabó cayendo por su propio peso.

A Sergio García se le había visto obsesionado en la previa con que su equipo corriese. Tenía miedo a caer en la tela de araña ourensana, en el juego lento, en la ofuscación. Y, en parte, logró su objetivo. Fue un partido suelto, a veces sin dueño y algo deslavazado, pero con ritmo, mucho ritmo en sus primeros compases. Eso sí, nada ni nadie le libró de vaivenes en el marcador y de sobresaltos. Mientras Balaban martilleaba el aro, el Leyma cogía la batuta con un despliegue coral, la presencia interior y los tapones de Green, la hiperactividad de Djuran y la buena mano, cual bisturí, de Jeff Xavier. Llegó a colocarse 22-15 dominando el rebote y el partido, pero pronto cayó un agujero negro que le llevó al 22-26 y del que amenazó con no salir. El COB, aseado, tiraba de pase extra, de un buen tiro exterior y de las facilidades naranjas para plantar cara. El Leyma se rehizo con Hamilton y ocho puntos seguidos del inspirado Kamba. 40-36, al descanso.

El Leyma salió decidido tras el paso por los vestuarios agarrado a un Hamilton, de nuevo, dominador tras llegar al encuentro con molestias físicas. Pronto el COB igualó a base de triples y aguantó las espaldas en alto (55-53) hasta que el Leyma se acordó de defender. Mientras se fajaba en su aro, aparecían Jeff Xavier, Peciukevicius y casi todos para apuntarse una fiesta que el Palacio disfrutó, como casi siempre últimamente. La dulce rutina de ganar.

Crónica: Carlos Miranda / laopinioncoruna.es

ICG FORÇA LLEIDA – LECHE RIO BREOGAN (61-64)

Foto: LOF / lavozdegalicia.es

Sufrió Leche Río Breogán para deshacerse del nuevo Lleida. Los gallegos se adelantaron en el luminoso una y otra vez, pero los locales no bajaron nunca los brazos y neutralizaron las rentas visitantes en numerosas ocasiones. Así, a falta de 2 minutos para el final Lleida igualaba a 61 y solo un triple de Ahonen a tres segundos de la conclusión rompió por fin el partido.

ICG Força Lleida tenía claro que sus opciones en el encuentro de ayer pasaban por intentar frenar el juego ofensivo de su rival y para ello, desde el pitido inicial, trató de hacerse fuerte en defensa, cerrando bien la zona para evitar las penetraciones del equipo gallego. Pero Leche Río Breogán dejó claro, una vez más, que es un equipo con recursos, y lejos de dejarse llevar por la precipitación y los nervios, movió bien el balón para encontrar buenas posiciones de tiro y lo hizo desde el exterior, rompiendo la defensa local con dos triples iniciales, de Mo Soluade y Peña, que ponían el 0-6 en el marcador en apenas un minuto y medio.

Chapela anotaba los primeros puntos para el equipo catalán, pero Ahonen se sumaba a la fiesta desde más allá del 6,75 y colocaba el 2-9. Pero Breogán no se sentía cómodo en la pista y, además, poco a poco Lleida iba encontrando el camino hasta el aro contrario recortando las diferencias hasta los cuatro puntos mediado el primer cuarto tras un triple de Feliu (7-11).

A partir de ahí, el encuentro entró en una fase de igualdad, con mucha intensidad y lucha por hacerse con el control y un intercambio de canastas que dejaba las diferencias en tres puntos al final del primer cuarto (15-18).

El segundo cuarto comenzaba con dos equipos decididos a romper esa dinámica y que apostaron, para ello, por intensificar sus defensas. Así, el marcador estuvo durante un minuto y medio sin moverse, hasta que un triple de Feliu rompía la sequía y colocaba el 18-18 en el electrónico. Sin Ahonen en cancha, Breogán tenía muchos problemas para ver aro y exceptuando un tiro libre convertido por Quintela (18-19), los gallegos estuvieron hasta cuatro minutos y medio sin anotar, aunque tampoco los locales volvieron a hacerlo hasta mediado el cuarto. Un triple de Mo Soluade rompía la sequía anotadora de Breogán (18-22). Replicaba Mbaye para los locales y comenzaba de nuevo el intercambio de canastas. Un intercambio que no jugaba a favor del equipo gallego, que en sus intentos por frenar al rival se iba cargando de faltas y veía, además, como Lleida conseguía darle la vuelta al marcador gracias a su acierto desde la línea de tiros libres (26-25, a 2:32 para el descanso).

Un triple de Peña volvía a colocar por delante a los gallegos, pero dos nuevos tiros libres locales colocaban el 29-28 a falta de 23 segundos. Diego Epifanio paraba el partido para marcar la última jugada del cuarto de su equipo, pero el triple de Peña no entraba, y tampoco el de Soluade, que probaba suerte tras cazar el rebote, y el marcador se quedaba así al final de la primera parte.

La igualdad continuó en el inicio del tercer cuarto, aunque ahora era Lleida el que iba siempre un paso por delante, al menos durante los primeros dos minutos. A partir de ahí, tres triples consecutivos de Leche Río Breogán, de Peña, Ahonen y Soluade, colocaban a los gallegos con seis puntos de renta (33-39, a 7:43).

Con ventaja en el luminoso, los de Diego Epifanio supieron jugar sus cartas, Peña y Ahonen lideraban al equipo en ataque y contrarrestaban la eficacia de Santa Ana en los locales para mantener a Breogán por delante (40-47, minuto 25).

El buen juego de equipo de los gallegos se imponía ahora a las individualidades del conjunto catalán, aunque Santa Ana seguía haciendo mucho daño desde el exterior y a él se le sumaba Stutz para recortar diferencias a cuatro minutos del final del cuarto (45-49). Los locales, además, reajustaron su defensa y consiguieron frenar a Ahonen y Peña, lo que generó muchos problemas de anotación en el cuadro gallego, que mientras veía como Lleida iba recortando diferencias hasta colocarse a solo un punto a falta de 1:25 del final del cuarto (50-51), Renta que Mbaye dejaba en nada con un tiro libre para entrar en el cuarto decisivo con empate a 51.

Leche Río Breogán volvía a salir mejor en el último cuarto y firmaba un parcial de 0-7 (51-58). Feliu rompía la sequía local y Santa Ana volvía a anotar de tres para colocar el 56-58 en el luminoso. Pero Quintela muy acertado en estos minutos, y Peña volvían a poner tierra de por medio (56-61 a 4:35 del final). Aparecía entonces Cleare, que con 5 puntos consecutivos igualaba el encuentro (61-61, minuto 38). Las defensas y los nervios marcaron esos últimos dos minutos de partido, pero cuando este parecía abocado a la prórroga, a falta de 3 segundos, un triple de Ahonen daba la victoria a los gallegos.

Crónica: Área 11/ lavozdegalicia.es

TAU CASTELLO – MELILLA BALONCESTO (81-91)

Foto: Pascual Cándido

El Club Melilla Baloncesto arranca de manera inmejorable el 2020, tras imponerse por 81-91 en la pista del TAU Castelló. Los melillenses firmaron de nuevo una buena victoria que fraguaron en el primer cuarto tras un 0-19 de parcial. Caleb Agada volvió a ser el líder del equipo con 30 créditos de valoración.

No comenzaba bien el partido para los melillenses que veían como los locales arracaban con un 5-0 de parcial. Pero las posibles dudas azulinas duraron apenas dos minutos. El tiempo que tardó el equipo de Alejandro Alcoba en desplegar su juego. Aprovechando el dominio en la pintura de Sidibé, el acierto exterior de Matulionis y al omnipresente Caleb Agada, los de la Ciudad Autónoma endosaban un 0-19 de parcial que ponía el 5-19 en el electrónico a tres minutos para el final del cuarto. Desde el triple, TAU Castelló conseguían mantenerse en partido y acabar el primer acto a solo diez puntos del Decano (16-26).

Melilla Baloncesto continuó con su buena inercia en el segundo periodo. Los azulinos no bajaban el pistón ante un conjunto local que se veía claramente superado por el ataque melillense. Así, los de Alejandro Alcoba se marchaban al descanso con veinte puntos de ventaja (36-56).

Tras el paso por vestuarios los castellonenses cambiaban la actitud, especialmente en defensa, donde no daban tantas facilidades a los melillenses. La disminución en la producción anotadora de los de Alejandro Alcoba la aprovechaban los hombres de Toni Ten para ir reduciendo la diferencia a catorce puntos (48-64) pasado el ecuador de este tercer acto. De nuevo el Decano se puso el mono de trabajo y rápidamente volvió a marcharse en el electrónico, llegando a marcar diferencias de hasta veintidós puntos de diferencia, pero que finalmente quedaría en dieciocho (58-75) de cara al último cuarto.

Con el partido controlado por parte azulina, TAU Castelló intentó ir a la desesperada a por el partido, pero el partido no corría peligro para el Melilla Baloncesto que acabó finalmente imponiéndose en el Ciutat del Castelló por 81-91.

TAU CASTELLÓ: Wade-Chatman (2), Van Zegeren (6), Puerto (4), Chema García, Rosa (10) –cinco inicial–; Bas (10), Faner (16), Sabaté, Djukanovic (13), De Assis (5), J. J. García (13) y Kinoshita (2). 17 faltas. Sin eliminados.

MELILLA BALONCESTO: Luke, Agada (28), Uclés (4), Osva (17), Sidibé (10) –cinco inicial–; Marín (5), Hartwich (9), Misters (10), Cuevas y Bullic (8). 20 faltas. Eliminado: Marín.

Crónica: Dpt Comunicación Melilla Baloncesto

CHOCOLATES TRAPA PALENCIA – MARIN ENCE PEIXE GALEGO (90-58)

Foto: Palencia Basket

El Chocolates Trapa se reencontró con la victoria y, por momentos, recuperó el juego eléctrico que le llevó al liderato de la LEB Oro. De la mano de un Jorgensen inspirado y un Dos Anjos muy peleón, los de Carles Marco superaron la inquietud inicial para imponer la lógica que dice que un equipo que pelea por el ascenso debe ganar sin apuros al colista de la LEB Oro. Los morados recuperaron además sus buenos porcentajes de tiro y esa chispa que estuvieron buscando en las últimas semanas del 2019.

Y eso que los tres primeros minutos fueron un fiel de reflejo del momento que estaba viviendo el Chocolates Trapa. El equipo morado falló dos triples y Larsen erró inexplicablemente dos canastas claras debajo del aro. Los nervios se podían mascar en la pista y tuvo que ser Jasaitis el que calmara los ánimos con una canasta desde el 6,75. Pero el Chocolates Trapa seguía sin ser fiel a sí mismo, a ese equipo que maravilló en las primeras jornadas. Casi sin hacer nada, con una buena defensa y conceptos claros en ataque, el Marín Peixe Galego puso una diferencia de ocho puntos (3-11).

Carles Marco dio entrada a Kaspars y a Dos Anjos por dos desafortunados Larsen y Dani Rodríguez. Bajo la dirección del base letón, los locales limaron la diferencia hasta que Jorgersen se animó desde el 6,75 para dar la vuelta al marcador a falta de 1:32 para el final del primer cuarto (12-11). El susto inicial había pasado (16-13). Jorgensen parecía haber calentado con su primer triple y cinco puntos suyos consecutivos llevaron al marcador la primera ventaja importante para los morados (21-13). En un suspiro, el Chocolates Trapa dominaba el partido gracias a sus robos y a acciones como la de Jaime Pradilla, que anotó desde la esquina tras una buena asistencia de Jorgensen. El equipo volvía a funcionar (24-13). Lo más curioso es que lo hacía sin dos de sus puntales. Larsen y Dani Rodríguez vieron la remontada de su equipo desde el banquillo. Los dos regresaron a la pista a mediados del segundo cuarto, cuando el partido era una balsa de aceite para los de Carles Marco (28-15).

El segundo cuarto desató la inspiración de los morados, que liderados por un Jorgensen superlativo, terminó con 11 puntos la primera mitad (3/3 en triples), elevaron la diferencia hasta el 43-21 con el que se llegó al descanso.

Desde el perímetro

Los morados se fueron al vestuario con un porcentaje de tiros de campo por encima del 40%, con 7/15 desde el 6,75 y tres jugadores, Jorgensen, Pradilla (que acabó con 3/4 el partido) y Jasaitis, sin fallo desde la línea de triple. Además, los de Carles Marco habían conseguido que los gallegos solo anotaran 8 puntos en el segundo cuarto, una cifra que demostraba que los palentinos habían mejorado en defensa. Con todos los números sobre la pista, la victoria estaba al alcance de la mano y el Chocolates Trapa solo debía evitar esos minutos de desconexión que tanta factura le han pasado en el último tramo de la temporada.

El tercer cuarto comenzó sin grandes incidencias, con canastas de ambos equipos y con la diferencia bailando siempre en torno a los 20 puntos. El Peixe Galego no encontraba la intensidad en defensa para frenar los buenos porcentajes del Chocolates Trapa, que sin preocupaciones por el marcador no tenía ningún problema para anotar en la pintura y en el perímetro. Dos Anjos fue creciendo bajo el aro hasta irse a los 19 puntos y 12 rebotes, unos números que invitan a pensar que el pívot morado aún tiene mucho margen de mejora y puede aportar más de lo que ha hecho hasta el momento. También estuvo muy acertado Jaime Pradilla, que aprovechó los 21 minutos que le concedió Carles Marco para anotar 13 puntos, con un 5/6 en tiros de campo.

Por lo demás, el partido estaba agotado. Los porcentajes del Peixe Galego empeoraban con el paso de los minutos ante la desesperación de Javier Llorente, consciente de que sus jugadores no encontraban la manera de frenar el talento ofensivo de los locales. Poco a poco el Chocolates Trapa fue agrandando la diferencia en el marcador. Al final, cómoda victoria de los morados (90-58), que ahora se enfrentan a dos partidos consecutivos lejos de casa, su otra gran asignatura pendiente.

90 Chocolates Trapa: Dani Rodríguez (3), Kacinas (-), Bader (9), Jasaitis (8), Larsen (8) -quinteto titular- Jorgensen (11), Kaspars (11), Pradillas (13), Lucas Antúnez (-), Dos Anjos (19), Jordi Grimau (6).

58 Marín E. Peixe Galego: Orellano (6), Badmus (4), Saunders (9), Jacobo Díaz (15), Toncinic (10) -quinteto titular- Doorson (2), Mazaira (3), Noguerol (6), Seonae (3) y Tifa (-).

Crónica: Lía Z. Lorenzo / elnortedecastilla.es

CACERES PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD – COVIRAN GRANADA (88-67)

Foto: Photographersports

Necesitaba el Cáceres Patrimonio de la Humanidad frenar la sangría de derrotas (cuatro seguidas) y lo consiguió ante el Covirán Granada (88-67). Es además uno de esos triunfos que valen doble. O triple. Porque pone fin a las malas sensaciones, porque sirve para iniciar con buen pie el nuevo año. Y porque se consigue ante un rival metido en la misma guerra, la permanencia, que desde anoche tiene tres victorias menos que el equipo extremeño.

El triunfo lo consiguió el equipo de Roberto Blanco desde la intensidad. En ataque, muy acertado, y en defensa, donde fue creciendo a medida que pasaban los minutos para anular completamente al Granada en el tercer parcial, en el que se cimentó la victoria. El balance vuelve a estar igualado, ocho victorias y ocho derrotas antes de cerrar la primera vuelta en la cancha del Gipuzkoa.

Empezó el partido a mil por hora, corriendo mucho, como le gusta al Cáceres. Y fue un intercambio de canastas, un ahora tú después yo donde destacaba el gran acierto del Granada, que no dejaba escapar ninguna ocasión para marcar. Los locales, mejor en ataque que en defensa, se empleaban a fondo para mantener todo igualado. Parecía que se iban los locales con el primer triple de Aitor Zubizarreta (8-4), rápidamente contrarrestado por los granadinos, que aprovecharon varios despistes para robar balones y distanciarse (8-12).

Apretó el Cáceres en defensa y con un buen Arkeen Joseph en ataque volvía a acercarse e incluso ponerse por delante tras un triple de Parejo (18-17).

Pero entonces llegó el momento de rotar a Joseph y el Granada asfixió al Cáceres, que no encontró resquicio alguno para atacar la canasta rival. Se cerró el primer parcial con 18-23 con un triple visitante y se inició el segundo con otro triple (18-26). Peligro. Pero despertaron los verdinegros y una canasta de Jorge Bilbao y dos triples seguidos de Milan Nikolic volvían a poner todo en tablas (26-26).

El intercambio de canastas siguió hasta el descanso, con un Granada que apenas fallaba (casi un 80% de acierto en triples al descanso, 7 de 9) y un Cáceres que concedió canastas fáciles en algunos desajustes defensivos. El 43-44 con el que se fueron a los vestuarios dejaba todo abierto para la segunda parte.

Salió arrollador el Cáceres tras el descanso y a base de triples se escapó en apenas cuatro minutos. Dos de Kuiper y dos de Ventura pusieron un 57-46 en el electrónico tras un parcial de 14-2. Y a diferencia de la primera parte, el Granada empezó a fallar. No fue casualidad. La intensidad defensiva de los locales había aumentado. Ya no encontraba resquicios el conjunto granadino, que por momentos daba muestras de desesperación. Diego Kapelan, un quebradero de cabeza antes, ya no hacía de las suyas. Y en esas, el Cáceres seguía metiendo triples (66-48, min. 28).

El Granada, que había hecho 23 puntos en el primer cuarto y 21 en el segundo, solo sumó 7 en el tercero.

No tuvo demasiada historia el último cuarto, aunque en unos primeros minutos daba la sensación de que el Cáceres quería complicarse. Al final, Roberto Blanco acabó regalando unos segundos a los jóvenes, Juan Santos y Adrián Uso.

Cáceres Patrimonio: Aitor Zubizarreta (3), Ferrán Ventura (8), Arkeen Joseph (19), Niko Rakocevic (10), Jordy Kuiper (12) –cinco inicial– Milan Nikolic (10), Sylvester Berg (2), Luis Parejo (11), Ricardo Úriz (13), Jorge Bilbao (0), Juan Santos (0), Adrián Uso (0).

Covirán Granada: Manuel Rodríguez (5), David Iriarte (0), Carlos Cobos (8), Sergio Olmos (6), David Kapelan (16) –cinco inicial–, Earl Watson (4), Guille Rubio (13), Carlos Corts (3), Joan Pardina (3), Alejandro Bortolussi (5), Josep Pérez (0), Alejandro Marín (4),

Crónica: Jaime J. Torbellino / elperiodicoextremadura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *